Ads 468x60px

miércoles, 26 de septiembre de 2012

Los catorce centros de salud del área Mancha Centro distribuirán 29.000 vacunas contra la gripe

Fuente: Comunicación Sanidad y Asuntos Sociales

Esta semana ha comenzado la campaña de vacunación antigripal que se prolongará hasta finales del mes de diciembre. Para vacunarse, los usuarios deben acudir a su centro de salud o consultorio local, donde los profesionales le indicarán los días y horarios programados

Los catorce centros de salud pertenecientes al Área sanitaria Mancha Centro disponen de un total de 29.000 dosis para la presente campaña de vacunación antigripal, que se administrarán entre la población de riesgo desde principios de esta semana y hasta finales del mes de diciembre. 

En concreto, las 29.000 vacunas se distribuirán del siguiente modo en los centros de salud: 4.200 dosis para los centros 1 y 2 de Alcázar de San Juan, 1.400 para Argamasilla de Alba, 2.800 para Campo de Criptana; 1.400 para Herencia, 1.800 para Madridejos, 1.300 para Pedro Muñoz, 4.400 para Quintanar de la Orden, 1.900 para Socuéllamos, 4.800 para los centros 1 y 2 de Tomelloso, 1.900 para Villacañas, 1.400 para Villafranca de los Caballeros, 1.200 para Villarta de San Juan y 500 dosis de reserva para la Gerencia destinadas a cubrir cualquier imprevisto.

La Consejería de Sanidad y Asuntos Sociales, a través de la dirección general de Salud Pública, informa de que los meses de octubre y noviembre son los más adecuados para recibir la vacunación. Para acceder a la vacuna, los usuarios deben acudir a su centro de salud o consultorio local, donde los profesionales le indicarán los días y horarios programados para proceder a la vacunación.

Como en otras ocasiones, en la presente campaña se aprovechará cualquier oportunidad para administrar la vacuna a los grupos de riesgo, aunque contacten con el sistema sanitario tras la finalización oficial de la campaña de vacunación.

La mayoría de la población adquiere protección contra la gripe aproximadamente 2 semanas después de recibir la inmunización. La eficacia de la vacuna se encuentra entre el 60 y el 80%. 
La vacuna de la gripe tiene muy pocos efectos secundarios. El más frecuente es el dolor en el lugar de la inyección, de poca duración y que no impide realizar las actividades habituales. En algunos casos puede aparecer fiebre, malestar, dolor de cabeza, dolores articulares y musculares que desaparecen en uno o dos días.

Objetivo: disminuir la mortalidad y morbilidad
La gripe es un importante problema de salud pública, tanto por la mortalidad que puede provocar directa o indirectamente (en pacientes con patologías de base), como por la morbilidad que ocasiona y los costes económicos y sociales que origina. 

El objetivo general de la campaña de vacunación antigripal es contribuir a disminuir la mortalidad y morbilidad causada por el virus de la gripe en grupos de riesgo y reducir el impacto de la enfermedad en la comunidad. Para ello, se vacuna a la población de riesgo, esperando alcanzar una cobertura no inferior al 70%.

La campaña de vacunación está dirigida a personas que tienen un alto riesgo de desarrollar complicaciones graves por enfermar de gripe y a las personas que pueden transmitirla al grupo de alto riesgo, en el que se encuentran: mayores de 65 años, especialmente si son convivientes en instituciones cerradas; adultos y niños con enfermedades crónicas cardiovasculares, pulmonares (incluyendo displasia bronco-pulmonar, fibrosis quística y asma) o metabólicas crónicas: diabetes mellitus, obesidad mórbida, insuficiencia renal, hemoglobinopatías, anemias, asplenia, enfermedad hepática crónica, neuromuscular grave o que conlleve disfunción cognitiva; inmunosupresión; menores de 18 años en tratamiento prolongado con salicilatos; personas que conviven en residencias, instituciones o en centros que prestan asistencia a enfermos crónicos de cualquier edad; y mujeres embarazadas.

Así mismo, la campaña está dirigida a los colectivos que pueden transmitir la gripe a personas de alto riesgo, como trabajadores de centros sanitarios, instituciones geriátricas o centros de atención a enfermos crónicos; y a convivientes y cuidadores domiciliarios de personas de alto riesgo.

Otros grupos en los que también está recomendada la vacunación son: trabajadores que prestan servicios públicos esenciales (policías, bomberos, emergencias sanitarias, protección civil…); viajeros antes de desplazarse a países tropicales en cualquier época del año, o de abril a septiembre en viajes al hemisferio sur; y personas que, por su ocupación, estén en contacto con aves.

Recomendaciones para prevenir el contagio 
Para evitar contagiar a los demás, es fundamental taparse la boca y la nariz al toser o estornudar, usando pañuelos desechables que se deben reutilizar. Se recomienda no tapar nariz y boca con las manos, que deben ser lavadas con frecuencia y especialmente tras haber estornudado aunque se haya usado un pañuelo desechable. Es mejor amortiguar el estornudo con el brazo cubierto por una prenda de ropa (la exposición al ambiente desactiva el virus en poco tiempo).

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada