Ads 468x60px

domingo, 11 de noviembre de 2012

El Mancha Centro aplica con éxito protocolos de desensibilización a la quimioterapia

Fuente: Comunicación Sanidad y Asuntos Sociales
El Hospital de Alcázar de San Juan ha conseguido que enfermos de cáncer con reacciones de hipersensibilidad a los fármacos puedan seguir su tratamiento con la misma efectividad

Paciente recibiendo quimioterapia en el Mancha Centro
El Hospital General ‘La Mancha Centro’ de Alcázar de San Juan (Ciudad Real), dependiente del Gobierno de Castilla-La Mancha, ha conseguido que pacientes con reacciones de hipersensibilidad a los fármacos utilizados en la quimioterapia (antineoplásicos o citostáticos) puedan seguir su tratamiento con los mismos resultados y efectividad que los pacientes que no presentan reacciones de hipersensibilidad.

Esto ha sido posible gracias a que este hospital del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM) dispone de protocolos de desensibilización de fármacos quimioterápicos, puestos en marcha gracias a la sincronización existente entre los Servicios de Alergología, Farmacia, Oncología y Enfermería del Hospital de Día.

El protocolo de desensibilización es una técnica que consiste en administrar dosis progresivas del fármaco, empezando con cantidades mínimas, e irlas aumentando, de forma creciente, paulatina y a un ritmo más lento que el original, hasta completar la dosis terapéutica. De forma concomitante e individualizada en cada caso, se administra una pauta de premedicación, con el fin de minimizar la incidencia de reacciones de hipersensibilidad y la severidad de las mismas. Según los profesionales implicados en aplicación del protocolo, la tolerancia obtenida es temporal y cada ciclo sucesivo de quimioterapia debe ser considerado como una nueva desensibilización.

Reacciones severas

Las manifestaciones clínicas en los pacientes alérgicos a los fármacos antineoplásicos incluyen síntomas cutáneos, respiratorios, cardíacos y gastrointestinales. En caso de reacciones muy severas, se puede llegar a producir una reacción generalizada (anafilaxia) que puede llegar a comprometer la vida del paciente.

Antes de la puesta en marcha de esta técnica, la aparición de una reacción de hipersensibilidad durante el tratamiento con un citostático, solía implicar la suspensión y / o la modificación del esquema terapéutico del paciente, con la supresión de los fármacos sospechosos o directamente implicados en la reacción, siendo sustituidos, o no, por otros alternativos. Como consecuencia de ello, se privaba al paciente de la posibilidad de tratamiento con un esquema que estaba siendo activo y había que sustituirlo por otro que en la mayoría de las ocasiones era menos eficaz. Esta situación era especialmente preocupante en pacientes que habían recibido varias líneas de tratamiento, pues con frecuencia no se disponía de otro tratamiento eficaz alternativo.

Sin embargo, desde que el Hospital General ‘La Mancha Centro’ dispone de estos protocolos de desensibilización a quimioterápicos se ha registrado un elevado porcentaje de éxito. Se ha conseguido que la efectividad del tratamiento administrado con un protocolo de desensibilización sea la misma que con su administración estándar.

Causas de las reacciones

Las reacciones de hipersensibilidad a fármacos citostáticos son respuestas, a priori, impredecibles que no pueden ser explicadas ni por la acción farmacológica ni por el perfil de toxicidad del fármaco, utilizado de forma correcta y a las dosis indicadas, y se producen por un mecanismo inmunológico (humoral o celular) o por una liberación de mediadores mastocitarios.

Prácticamente, cualquier citostático puede causar una reacción de hipersensibilidad. En el Hospital General ‘La Mancha Centro’ los más frecuentemente implicados son los derivados del platino (oxaliplatino, carboplatino y cisplatino) y los taxanos (docetaxel y paclitaxel). Las reacciones pueden estar causadas por el principio activo, por sus metabolitos, aditivos o incluso por el propio disolvente.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada