Ads 468x60px

miércoles, 1 de diciembre de 2010

REUNIÓN PARA LA SEGURIDAD EN EL CAMPO.

El aumento de robos en el campo era el motivo de una reunión del sudelegado del gobierno; Miguel Lacruz, con los mandos policiales y los representantes de los agricultores, que sufren allanamientos de bandas organizadas que buscan sobre todo cobre.

El aumento de robos en las fincas agrícolas ha provocado una respuesta policial que el subedelgado del gobierno vino a explicar a los propios agricultores a los que pidió colaboración para detener este fenómeno que gira, sobre todo, sobre el robo de cobre

Los agricultores han venido padeciendo de forma creciente en los últimos diez años el robo en sus fincas, un fenómeno que se produce en todo el país y que los propietarios viven con inquietud e impotencia, según los asistentes a una reunión de representantes agrarios con los mandos policiales de la provincia. Rara es la finca agraria que no ha sufrido algún allanamiento con el resultado de destrozos y la pérdida de motores, gasoleo y elementos electricos de los regadíos,tal como explicaba el secretario regional de Cooperativas Agroalimentoas.

A esta reunión con agricultores, celebrada en el ayuntamiento alcazareño, asistieron el jefe de la Guardia Civil de Ciudad Real, el teniente coronel José Luis Gómez Salinero, y el comisario provincial, Jesús Nieto. El subdelegado del gobierno reconoció que en los últimos meses se ha producido un repunte en los robos de material de regadío, mientras que se están realizando detenciones a todos los niveles y es necesaria más que nunca la colaboración ciudadana.

El tipo de robos que ha crecido en el campo es el de las lineas de electrificación en los regadíos y otras instalaciones agrarias. Los delincuentes buscan sobre todo cobre, cuyo precio en el mercado ha subido por el aumento de la demanda en los países emergentes. Este y otros metales se venden en chatarrerías por parte de bandas muy profesionalizadas que se reparten el trabajo con exactitud y rapidez.

El robo de aperos de labranza, como arados y piezas de tractores, produce grandes daños a la economía de los agricultores, que en algunos casos han llegado a organizar patrullas nocturnas, aunque el delegado del gobierno no recomienda esas acciones que pueden ser peligrosas. Para el secretario regional de las cooperativas, lo que hace falta es endurecer las penas que impone la ley para disuadir a los ladrones por el miedo.

Pero los robos de cobre no sólo se producen en el campo, sino también en las ciudades. Así, en Madrid, Valencia y Murcia aparecen barrios enteros dónde los parque se han quedado sin luz, porque ha sido robada toda la línea eléctrica a pesar de que aparentemente hay más vigilancia. También Alcázar de San Juan ha padecido estos robos, como explicaba el alcalde que no rehuyó el debate, como político, del endurecimiento de las penas.

El subdelegado del gobierno dió cuenta de las detenciones que se están produciendo cada día incluyendo las operaciones recientes que han puesto al descubierto redes de complicidad entre bandas y almacenes de chatarrería. En el caso del cobre, el problema es su falta de trazabailidad, porque al ser un metal dúctil y maleable (y por tanto fácil de trabajar y modificar) no puede conocerse su origen. Una vez trabajado, el cobre se transporta a Centroeuropa y de ahí a China. Por otra parte el subdelegado recomienda a los agricultores qu emarquen o señalen de alguna manera sus herramientas para que puedan ser después identificadas.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada