Ads 468x60px

jueves, 23 de agosto de 2012

‘Una vida a pie’ llega a la ventana de AFANION en el Hospital Mancha Centro

Fuente: Comunicación Sanidad y Asuntos Sociales

La muestra ‘Desde mi ventana’ ha renovado su contenido con la obra de Eva Serrano, que con sus fotografías intenta lanzar un mensaje de apoyo a todas las familias con enfermos de cáncer

La exposición fotográfica ‘Desde mi ventana’ que desde este verano puede contemplarse en el vestíbulo del Hospital General ‘La Mancha Centro’ de Alcázar de San Juan (Ciudad Real) por iniciativa de la Asociación de familiares de niños con cáncer, AFANION, ha renovado recientemente su contenido con la obra de Eva Serrano.

Bajo el nombre de ‘Una vida a pie’, Eva Serrano hace un recorrido desde los primeros zapatos que calzó su padre, “ejemplo de una vida entera repleta de superación” por padecer cáncer, hasta llegar a los pies descalzos de su sobrina, “símbolo de una vida que comienza llena de esperanza”. Con ella quiere lanzar un mensaje de apoyo solidario a todas las familias que pasan por un trance parecido.

La nueva muestra de 18 instantáneas que pueden contemplarse en el centro sanitario “es fruto de observar a la gente que se mueve de un lado para otro y avanza con ayuda o sin ella luchando sin mirar atrás y apostando por la vida, a pesar de las dificultades del día a día”, según la autora. 

Dentro de la estrecha colaboración que el Hospital Mancha Centro mantiene con las asociaciones, el centro ha cedido un espacio en su entrada principal a AFANION que ofrece una ‘ventana abierta’ en la que todas las personas hospitalizadas y sus familias pueden asomarse al mundo y recordar que, ahí fuera, la vida les sigue esperando para que vuelvan y continúen siendo parte de la misma.

Sobre la autora
Las fotografías del espacio ‘Desde mi ventana’ son cedidas por sus autores de forma desinteresada y cambiarán periódicamente. La segunda autora que forma parte de esta exposición, la fotógrafa autodidacta Eva Serrano, comienza su andadura por el mundo de la fotografía con apenas 20 años e intenta, desde entonces, plasmar con el objetivo todo aquello que encuentra a su paso, reparando especialmente en los pequeños detalles que son, según ella, la “esencia de las grandes cosas”. 

Aficionada desde pequeña al dibujo, cambia muy pronto los lápices de colores y los pinceles por su primera cámara, mezclando distintas técnicas para conseguir así darle vida a todo aquello que imagina. Inquieta y observadora, ha convertido esta pasión en un modo de vida: encuadrar las cosas desde un punto diferente, desde otro ángulo, y darle vida a todo cuanto ha tenido delante forma, parte de esa manera suya de ver el mundo y crear.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada