Ads 468x60px

martes, 31 de julio de 2012

El Mancha Centro intensifica sus tratamientos para los alérgicos a picaduras de abejas y avispas

Fuente: Comunicación Sanidad y Asuntos Sociales
El Hospital de Alcázar de San Juan dispone de la inmunoterapia específica, que consiste en la administración controlada de dosis del extracto del veneno hasta inmunizar al usuario. Posteriormente, el Servicio de Alergología comprueba su eficacia con el test de repicadura intrahospitalaria con insectos vivos


Las reacciones alérgicas a himenópteros (abejas y avispas) se incrementan en los meses de temperaturas cálidas, época en la que se multiplica el número de insectos y se realizan más actividades al aire libre aumentando la exposición de la población. Por ello, el Servicio de Alergología del Hospital General ‘La Mancha Centro’ de Alcázar de San Juan (Ciudad Real), dependiente del Gobierno de Castilla-La Mancha, intensifica en estas fechas los tratamientos que dispone en su cartera de servicios para los pacientes de su área de referencia que son alérgicos al veneno de estos insectos, con unos resultados hasta la fecha muy satisfactorios.

La reacción que presentan la mayoría de los pacientes ante una picadura de abeja o avispa consiste en la inflamación local de la zona de la picadura acompañada de enrojecimiento, picor y dolor. Al menos un 20% de los usuarios pueden presentar reacciones locales muy extensas (más de 10 centímetros de diámetro) y que pueden llegar a persistir durante varios días. Para reducir estos síntomas se recomienda la aplicación de compresas frías o hielo acompañado con la toma de un antihistamínico oral y el uso de corticoides orales o tópicos.

El Servicio de Alergología del Hospital Mancha Centro, cuyo responsable es el doctor Luis A. González, advierte de que en ocasiones la reacción tras la picadura es generalizada (urticaria, dificultad respiratoria, mareo o hipotensión) pudiendo comprometer la vida del paciente. Por ello, estos pacientes deben ser derivados de forma preferente a su alergólogo para la realización de un correcto diagnóstico y poderse beneficiar de tratamiento con inmunoterapia específica, dado que aproximadamente un 60% de los casos los pacientes que son picados de nuevo sufren una nueva reacción igual o más grave que la anterior.

Inmunoterapia específica

El Hospital Mancha Centro dispone de la inmunoterapia específica con extracto purificado del veneno, el único tratamiento eficaz para proteger de una nueva reacción generalizada ante una futura picadura y permitir a los pacientes reincorporarse a sus actividades habituales.

Es un tratamiento hospitalario que consiste en la administración controlada por vía subcutánea de dosis inicialmente bajas del extracto de veneno que progresivamente se van incrementando hasta alcanzar una dosis máxima. En el hospital alcazareño los pacientes reciben una pauta agrupada (cluster) de varias dosis al día, una vez a la semana, alcanzando la dosis máxima en menos de un mes, para en un plazo mucho más breve llegar a la dosis efectiva que protegerá al paciente ante nuevas picaduras. Esta dosis se repetirá mensualmente durante aproximadamente 5 años. 

La inmunoterapia con veneno de himenópteros presenta una alta eficacia con una tasa de curación que alcanza el 85-90% de los pacientes tratados con veneno de abeja y el 98% de los tratados con veneno de avispa.

¿Cómo se comprueba su eficacia?
Durante el curso del tratamiento con inmunoterapia en el Hospital La Mancha Centro se le realiza al paciente el test de repicadura con el insecto vivo responsable de la reacción y frente al que se está vacunando. Si el usuario tolera la picadura se demuestra la eficacia de la vacuna y si no la tolera, la necesidad de realizar modificaciones en la pauta, duración y dosis de la misma. Ayuda también a evaluar el grado de protección una vez suspendida la inmunoterapia.

El test de repicadura intrahospitalaria es la prueba más fiable para valorar la eficacia de la inmunoterapia. En el Hospital Mancha Centro se realiza de forma controlada y monitorizada mediante el seguimiento de un protocolo clínico específico que la convierte en una técnica aceptada y recomendada.

Los insectos son suministrados e identificados por un entomólogo experto al Servicio de Alergología del hospital alcazareño, lo que permite asegurar que la repicadura se realiza con la especie de insecto responsable de la reacción clínica. Para una correcta manipulación los insectos son adormecidos, se introducen en contenedores individuales y, tras estimularlos, se aplican en el antebrazo del  paciente, donde inocula el veneno. El paciente se encuentra en todo momento supervisado y monitorizado directamente por el equipo del Servicio de Alergología, con los medios necesarios para abordar posibles reacciones adversas.

La tolerancia de una única repicadura no garantiza de forma absoluta la ausencia de reacción ante una nueva picadura. Es necesario la realización de más de una repicadura controlada intrahospitalaria para obtener mayor grado de certeza de protección.

Una picadura espontánea bien tolerada puede también informar de la eficacia del tratamiento, pero la posibilidad de una falsa identificación del insecto y de sufrir una picadura con inyección de dosis mínima de veneno la hace menos fiable que el test de repicadura intrahospitalaria.

Desde el punto de vista alergológico, los insectos himenópteros más relevantes en la zona de La Mancha son la abeja (Apis mellifera) y las avispas, siendo las dos especies más comunes de avispa el Polistes dominulus y la Véspula germánica

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada