Ads 468x60px

jueves, 28 de marzo de 2013

El Mancha Centro devuelve la respiración a una bebé que nació con las fosas nasales cerradas

Fuente: Comunicación Sanidad y Asuntos Sociales
Tras no poder ser resuelto en Madrid este caso de atresia ósea de coanas bilateral, el Servicio de Otorrinolaringología del Hospital de Alcázar de San Juan ideó el instrumental necesario para sacar adelante a esta niña cuyo estado de salud empeoraba por momentos.

Profesionales posan con los padres de Fátima
Fátima, una bebé que nació con atresia ósea de coanas bilateral, es decir, con el orificio interno de salida de la fosa nasal cerrado, volvió a recuperar la respiración a los dos meses gracias a una complicada y laboriosa intervención realizada por primera vez en el Hospital General ‘La Mancha Centro’ de Alcázar de San Juan (Ciudad Real).

Su estado era crítico debido a que los niños, cuando nacen, respiran por la nariz de forma espontánea, y al no poder hacerlo, Fátima tenía que ser intubada cuando su estado general empeoraba. Así mismo, desde su nacimiento su alimentación tuvo que ser por sonda oral porque no podía respirar mientras se tomaba el biberón.

La niña nació en el Hospital de Alcázar de San Juan el 5 de diciembre con este problema de salud y fue derivada con urgencia, en dos ocasiones, a un hospital madrileño especializado en niños. Sin embargo, las operaciones allí no tuvieron éxito, por lo que volvió de nuevo al Mancha Centro, donde el Servicio de Otorrinolaringología, para sacar adelante a esta niña cuyo estado de salud empeoraba cada vez más y seguía sin ganar peso, ideó el instrumental necesario para llevar a cabo con éxito esta delicada intervención en sus quirófanos el pasado 19 de febrero.

Concretamente, el jefe de Otorrinolaringología del Hospital de Alcázar de San Juan, el Dr. Alfonso Moñux, aprovechó los materiales disponibles en el centro sanitario para crear un sistema con un endoscopio de vías salivares. Como tenía que ser de un mínimo grosor, utilizó fibra de láser de diodo para introducirla en la cavidad nasal del bebé y así poder extirpar la pared del hueso que cerraba las coanas y crear un orificio nuevo.

Tras hacer el orificio, los profesionales del Servicio de Otorrinolaringología del hospital alcazareño dejaron un tubo en el interior para evitar que la coana volviera a cerrarse, soporte que fue retirado a las dos semanas.

Gran desafío clínico y técnico
Un momento de la operación atresia de coanas
El doctor Moñux califica la intervención como un gran “desafío” y muestra su satisfacción por los resultados obtenidos, que son más que evidentes tan sólo ver el “excelente” estado de salud actual de Fátima, que ha ganado peso y pronto cumplirá los cuatro meses de edad.

Al éxito de la operación también contribuyó el personal de enfermería y el Servicio de Anestesiología del Hospital, con las doctoras María López de Garayo y Pilar Saavedra, que participaron en una intervención en la que, a las dificultades clínicas y técnicas, se sumó el delicado estado de salud de la niña.

La realización de este tipo de procesos de gran complejidad en pacientes de tan corta edad no sería posible sin la disponibilidad en el Hospital de Alcázar de San Juan de una Unidad de Cuidados Intensivos neonatal y pediátrica, donde Fátima permaneció ingresada desde su nacimiento.

Afortunadamente, la atresia ósea de coanas bilateral es una malformación congénita poco habitual, apareciendo en uno de cada 50.000 recién nacidos vivos.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada