Ads 468x60px

lunes, 19 de julio de 2010

CURSOS DE LA UNIVERSIDAD DE VERANO

Los avances de la ciencia lograron superar los obstáculos que les puso la religión católica durante el siglo XVII. Como sucedió eso ha sido el argumento de uno de los cursos de la universidad de verano de Alcázar de San Juan.

Lo universidad de verano sigue con sus cursos en los que siempre tiene especial relevancia la historia. Entre las universidades implicadas está, por su puesto, la de Castilla-La Mancha, que ha traído hasta nuestros días los enfrentamientos seculares entre la religión y la ciencia.

Se considera que el siglo diecisiete es una época de revolución científica y de oscurantismo religioso en el marco de la Contrarreforma, es decir la reacción de la Iglesia de Roma frente a las tendencias librepensadoras de la época y a la aparición del protestantismo. El ejemplo emblemático es el conflicto que padeció Galileo Galilei, obligado a negar la teoría de que la tierra gira alrededor del sol.

Junto a García de Paz (de la Autónoma de Madrid) también dirige este curso otro profesor de la Universidad de Castilla-La Mancha, Enrique Herrera Maldonado. Este es el curso número 67 que se imparte en los siete años que lleva funcionando la universidad de verano de Alcázar de San Juan mediante convenios de colaboración con cuatro universidades españolas, la Regional, la Complutense, la Autónoma de Madrid y la de Alcalá de Henares.

Uno de los epígrafes de este curso sobre religión y ciencia se refiere a las fuentes documentales y bibliográficas, de las que se ocupa una Asociación Profesional que lleva 26 años colaborando con la universidad. Es la Asociación Nacional de Documentalistas y Archiveros (ANABAD) del que forman parte también arqueólogos y gestores de museos. Una de las curiosidades propias del siglo diecisiete son las "cámaras de maravillas", colecciones particulares que se permitían algunos nobles eruditos y que contenían manuscritos, artefactos y ejemplares animales y botánicos. Algunas colecciones de este tipo, como la que inició Antonio de Borbón y completó el Cardenal Lorenzana, todavía persisten aunque sea divididas.

Este curso analiza los avances científicos del mil seiscientos y de como estos iban sobreponiéndose a las imposiciones de la Iglesia Católica. Fue un siglo de situaciones paradójicas, como la de los profesores católicos creyentes que tenían que aceptar el dogma de que la tierra era el centro del universo sabiendo que las ecuaciones matemáticas demostraban otra cosa muy distinta.

La Ciencia Española ante la Religión en el siglo XVII, sus fuentes documentales y bibliográficas ha tenido una duración de tres días y valor por dos créditos de libre configuración. De entre sus más de 40 alumnos, la mayoría son estudiantes o licenciados de la universidad de Castilla-La Mancha.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada