Ads 468x60px

viernes, 2 de julio de 2010

MÁS DE 1.700 ESCOLARES DE LOS TRECE COLEGIOS DE ALCÁZAR DE SAN JUAN Y SUS PEDANÍAS HAN PARTICIPADO ESTE AÑO EN EL PROGRAMA DE EDUCACIÓN VIAL

Una iniciativa de la Policía Local para niños y niñas de entre cuatro y diez años.

Entre las competencias de la Policía Local, desde hace unos años tiene especial relevancia una faceta educativa que se extiende a todos los centros escolares y que ha sido motivo de felicitación de la propia comunidad educativa.

Según la memoria presentada por la Policía Local sobre la campaña de educación vial en los colegios durante el curso 2009-2010, han recibido este tipo de formación 1.731 escolares de los trece centros escolares que existen en Alcázar de San Juan, Cinco Casas y Alameda de Cervera, tanto públicos como concertados. Son niños y niñas de segundo y tercero de infantil y de primero segundo y tercero de primaria, aunque se va a ampliar en próximos cursos hasta sexto.

El concejal de responsable del área, Coralio Paniagua, trasladó la felicitación de la Corporación y de la comunidad educativa a los ocho agentes implicados en este programa educativo, bajo la responsabilidad de la subinspectora Julia Ruiz y el oficial Félix Monreal. Unos de los resultados de este programa de educación vial es que los escolares se convierten en elementos correctores de los adultos en sus propias familias.

Los niños y niñas de entre cuatro y diez años que, por el momento, reciben este tipo de educación continuada, tienen divida la actividad en una parte teórica, basada en juegos adaptados a las edades, y otra práctica, que se realiza en los circuitos que hay en cada centro. El objetivo final es enseñar el comportamiento como peatones y como ocupantes de vehículos (de transporte público o privado), recordando la obligación de utilizar los elementos de protección, como el cinturón de seguridad.

El jefe de la policía, Miguel Ángel Martínez Cortés, señaló también la importancia del ejemplo de los mayores sobre los niños, como la utilización del casco en las bicicletas, que no es obligatorio, pero si conveniente, dentro de las ciudades. Estos programas, señaló Martínez, también establecen vínculos entre la infancia y la policía, ya que las clases se dan de uniforme y se produce un acercamiento entre los niños y los agentes.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada