Ads 468x60px

lunes, 9 de abril de 2012

Una intervención con alta tecnología no requiere hospitalización en el Mancha Centro

Es el primer centro del país en aplicar la radiofrecuencia también para el tratamiento de malformaciones vasculares gástricas.

FUENTE: Comunicación-JCCM
Un total de 24 pacientes se han beneficiado, con muy buenos resultados, de la ablación por radiofrecuencia del esófago de Barrett en el Hospital General ‘La Mancha Centro’ de Alcázar de San Juan (Ciudad Real), centro dependiente del Gobierno de Castilla-La Mancha. En concreto, los resultados registrados por el Servicio de Aparato Digestivo avalan la desaparición de esta enfermedad causada por reflujo gastroesofágico (ERGE) en más del 80% de los usuarios que han recibido el tratamiento.

Es un problema de salud que aparece cuando el ácido producido en el estómago sube al esófago de forma repetida durante un período prolongado de tiempo, lo cual puede generar cambios en el recubrimiento del esófago, cuyas células son remplazadas por otras que habitualmente se localizan en el intestino. Un pequeño porcentaje de las personas que tienen esófago de Barrett desarrolla adenocarcinoma esofágico, uno de los tipos de cáncer que presenta una mortalidad más elevada.

Tradicionalmente, la única opción para reducir el riesgo de aparición de cáncer a partir de células anómalas era la extirpación radical (esofaguectomía). Así mismo, en los últimos años se han descrito otras técnicas endoscópicas, como la mucosectomia y la aplicación de argón plasma, con sus correspondientes complicaciones y mortalidad.

Sin embargo, la técnica de la ablación por radiofrecuencia ha supuesto un gran avance en el tratamiento del esófago de Barrett, perfilándose como la más eficaz al poner a disposición de los pacientes una opción menos agresiva que permite tratar más precozmente esta patología en el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM).

Los miembros del Servicio de Aparato Digestivo del Hospital Mancha Centro emplean esta nueva técnica que utiliza el calor generado por las ondas de radio para destruir de forma selectiva un tejido, erradicando el crecimiento de las células anómalas que revisten el esófago y permitiendo su sustitución por las células presentes de forma normal, sin necesidad de extirpar ninguna de sus partes. Posteriormente, el epitelio esofágico normal recubre de nuevo la zona donde se realizó la radiofrecuencia.

Es un procedimiento que se realiza de forma ambulatoria en el Hospital General ‘La Mancha Centro’, lo que permite que los pacientes que lo necesitan reciban el alta el mismo día y puedan llevar a cabo la recuperación en su domicilio, manteniendo contacto telefónico y presencial con los médicos que realizan la técnica.

Pionero en su aplicación
El Hospital General ‘La Mancha Centro’ fue el segundo centro de España en aplicar, de forma regular y continua, la ablación por radiofrecuencia del esófago de Barrett. Como centro de referencia nacional, el Servicio de Digestivo ha atendido a pacientes de otras comunidades autónomas, como Extremadura, Cataluña o País Vasco, entre otros destinos.

Además, es el primer centro hospitalario de nuestro país que aplica la radiofrecuencia en el tratamiento de malformaciones vasculares gástricas, habiendo participado en el XVIII Curso de Postgrado, que se realiza conjuntamente entre la Sociedad Española de Aparato Digestivo y la Asociación Americana de Gastroenterología (AGA), para comunicar los resultados obtenidos en esta patología.

En palabras del responsable del Servicio en el hospital alcazareño, el Dr. Pedro González Carro, “es una satisfacción comprobar cómo el esfuerzo que nos caracteriza por aplicar terapéuticas de vanguardia que contribuyan a mejorar la salud de la población que atendemos, se difunde a otros hospitales de nuestro país, lo que contribuye, aún más, a mantener la línea de dedicación hacia la gastroenterología, en general, y la endoscopia, en particular, por la que apostamos desde la creación de nuestro centro hospitalario”.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada